El comienzo de las historias orales en Lomas de Zaragoza

Vestigios de la cárcel en la UACM

En esta antigua cárcel liberada por el abrazo vecinal comenzamos las jornadas de Ilusionismo Social en Casa LIBERTAD (Universidad Autónoma de Ciudad de México, LaTICFM-Aula Abierta Comunitaria, ahora EDCO Espacio de educación común). Esta ex-cárcel es una metáfora del sistema educativo y de ello dialogamos en las diversas sesiones que tuvimos dentro (en Casa Libertad de la UACM) y fuera (en casa de Emiliano @_L_u_r, en el comedor y parque comunitario de Ixcalli, en la Escuela de Artes y Oficios El FARO de Oriente, en la pulquería y en los diversos transportes públicos y privados que fuimos tomando…).

En entradas anteriores publicamos algunos de los materiales que utilizamos y referencias a las dinámicas de trabajo (sesión 1, sesión 2, sesión 3sesión 4 y sesión 5).

En este post queremos hablar de algunos de los temas que salieron en los debates (que fueron muchos y muy interesantes…).

En el comedor comunitario de Ixcalli
El primer tema que se nos viene a la memoria es el de la cárcel, que está omnipresente. Tendría como dos derivaciones: la primera sería que un espacio liberado por la lucha vecinal para convertirlo en un espacio educativo que ayudara a que Iztapalapa fuera un lugar mejor para la vida de la gente y a que se borrara su estigma (como barrio de delincuencia, marginación, etc.) haya sido apropiado por la institución universitaria, que vive, así, a espaldas del barrio que la hizo posible, antrincherada en los muros de la cárcel. Si hemos hablado en diversos foros de la importancia de que la universidad se abra a la comunidad en la que esté, en este caso esa apertura es urgente y cobra una dimensión ética porque sería la mínima devolución que tendría que hacer la universidad en respuesta a la lucha de la gente. Y no se trataría de hacer cosas «para la gente» sino con y desde la gente, construyendo, de esta manera, una sociedad convivencial (y no una sociedad asistencialista).

En el auditorio de Casa Libertad de la UACM
La segunda derivación sería un tema que ha salido en varios debates y es que much@s estudiantes se sienten segur@s dentro de los muros de la universidad, encontrando relaciones que no ponen en riesgo su integridad. Esta seguridad, que rompe con la esperanza de construir colectivamente otra vida en el entorno social de la colonia o del barrio del que proceden, provoca una ruptura de clase, que imposibilita el poder dialogar de igual a igual con su familia y sus vecin@s. Esta ruptura es fácil de visualizar cuando se escucha la forma de hablar de l@s universitari@s y la imposibilidad de entendimiento con quienes les han acompañado desde pequeñ@s y que en muchas ocasiones han sido quienes han hecho posible que hayan ido a la universidad.

Otro tema sería lo que se desprende del entendimiento de qué es lo alternativo y lo popular, de lo que es la autoría y la construcción colectiva, y de los modelos de comunicación.
En la azotea de Casa Libertad de la UACM

Los saberes se construyen como la almazuela: se entreteje lo viejo y lo nuevo y se le va dando diferentes funciones, no es diseño sino costura, así que si luego no te sirve lo puedes desunir y construir algo nuevo uniéndolo a otros retales para hacer algo que te hace falta en ese momento, compartiendo y construyendo colectivamente. Todo lo contrario de lo que hacen por ejemplo l@s grandes diseñador@s, como con la moda “homeless”, se roban los diseños, las ropas, las formas de llevarlas, y se le pone una autoría. El autor hace una apropiación cultural, traicionando al no poner en valor esos conocimientos que ha adquirido en relación con otras personas, y además profundiza en esa traición, como dice Agustín GARCÍA CALVO (2009): “Aquello de la independencia respecto a Amos, aquello del desinterés, solo con mucha hipocresía se puede sostener de la situación de los intelectuales actuales. Están, como el Poder mismo, como el Dinero, al servicio del Futuro. Nada de libertades respecto a fines, nada de persecución de una verdad desconocida, por el contrario: discursos, libros y cualesquiera otras producciones destinadas como a confirmar la falsa verdad de las creencias que a la gente se le imponen. Hasta ahí hemos llegado.”

En el campo de El Faro de Oriente
¿Cómo se resuelve el dilema de la autoría en las culturas populares? Pasando del autor a la referencia: hay una familia en Fuente de Cantos que hace unos quesos de leche cruda que no he probado nunca en otro sitio, algo grupal, en un sitio, transmitido oralmente… una referencia que rompe el curso del conocimiento, rompe la identidad del autor por medio de la identificación de las personas, los espacios y los saberes. O desde otro punto de vista, desde lo escrito, como lo plantea el Colectivo SITUACIONES (2004): “Algo semejante sucede con las publicaciones: ellas surgen como necesidades provisorias de invocar la presencia de otras experiencias con quienes prolongarnos, pero no representan un estadio necesario de un sistema más vasto.”
En la residencia de El Faro de Oriente

Cuando desde una investigación universitaria o desde un vídeo alternativo se toma información de la gente o aparece una construcción colectiva (ya sea en forma de fiesta, de experiencia…), lo mínimo es devolver eso que se ha construido a partir de lo que ha dado la gente a esa gente que ha participado de alguna u otra manera. Sin esa devolución, sí sería un robo de información, muchas veces además esa información deja en situación más vulnerable ante el poder del Estado y/o del Mercado (aquí hay más información sobre la devolución).

Otro tema fue el de las herramientas. Cuando construimos el programa base de las jornadas junto con la gente de LaTIC-FM, una parte central quedó configurada por las herramientas convivenciales (el archivo se descarga automáticamente).

La opinión generalizada de las personas que se dedican a la investigación social, es que las herramientas son aprovechables e intercambiables, mientras más herramientas sepas mejor vas a saber responder a los problemas de la investigación. Pero esto está muy alejado de lo real, en el mejor de los casos utilizar herramientas no adecuadas es una pérdida de tiempo, pero lo más corriente es que sea una reducción que provoca unir lo que es diverso, de una manera arbitraria que anula esa diversidad. Es una forma de eliminar lo individual y singular, identificando leyes generales e identidades simples y cerradas; para construir la lógica del orden sobre el basurero del caos. Las técnicas no pueden ser intercambiables igual que no lo son los papeles de los investigados, ni los para qué, ni el proyecto social.

La idea de conocer algunas herramientas que se han utilizado en algunos procesos de participación no ha sido para aprender a utilizarlas sino para tomarlas como fuente de inspiración, tanto por la herramienta en sí como por las formas de hacerse con ellas, aprender a utilizarlas, adaptarlas y modificarlas. Las herramientas no tienen que ser perfectas ni ser utilizadas con perfección sino que nos sirvan, que no haya que dedicar mucho tiempo en diseñarlas o en tener agilidad en su uso, porque entonces no nos daría tiempo a trabajarlas con la gente para la que se supone que las estamos creando.

«El equilibrio de la vida se expande en varias dimensiones, y, frágil y complejo, no transgrede ciertos cercos. Hay umbrales que no deben rebasarse. Debemos reconocer que la esclavitud humana no fue abolida por la máquina, sino que solamente obtuvo un rostro nuevo, pues al trasponer un umbral, la herramienta se convierte de servidor en déspota. Pasado un umbral la sociedad se convierte en una escuela, un hospital o una prisión. Es entonces cuando comienza el gran encierro. Importa ubicar precisamente en dónde se encuentra este umbral crítico para cada componente del equilibrio global. Entonces será posible articular de forma nueva la milenaria tríada del hombre, de la herramienta y de la sociedad. Llamo sociedad convivencial a aquella en que la herramienta moderna está al servicio de la persona integrada a la colectividad y no al servicio de un cuerpo de especialistas. Convivencial es la sociedad en la que el hombre controla la herramienta». Ivan ILLICH (1978).

Con Fely, Emilia, Adrián, Arturo, Francisco, Emiliano, Nayeli y Julieta, el último día
Sobre un poema encontrado
https://el-lur.tumblr.com/post/185693408801/poema-encontrado

Contexto experiencia Patios de la Estación

Trabajando las historias orales en la calle (con el librote)

Los Patios de La Estación un barrio  de Cuernavaca estigmatizado por la pobreza, la violencia, las drogas…. La hiperintervención había dejado sin estima comunitaria a la gente. Con la herramienta historias orales mucha gente se encontró haciendo labor comunitaría para conseguir cosas que parecían imposibles.

Un texto

De cómo fuimos trabajando con las historias orales en los Patios de la Estación para lograr los «imposibles» como comunidad

Con «el librote» en la banquita comunitaria

a) Hicimos con las historias un librote, en donde se ve un poquito de lo platicado  en las más de 50 entrevistas con la gente. 

Las historias orales nunca se escribieron, se quedaron en el viento, pero fueron dando sus frutos poco a poco…

b) Lo fuimos compartiendo en diferentes espacios de la comunidad, platicando con las personas, agregando cosas, corrigiendo otras y comentando lo que salió y fueron saliendo como ideas, iniciativas, deseos, acciones.

Con el «librote» trabajando las historias orales

c) Cuatro acciones que hemos dinamizado a partir de las historias orales:

1) el mejoramiento de la llamada bodega de la Supervivencia y su apertura como espacio de convivencia comunitaria;

Debatiendo los planos con la comunidad

y posteriormente las decisiones sobre las actividades a realizar en la bodega (con la herramienta el tendedero de los deseos)

2) Los murales

3) la recuperación del área de los lavaderos (los pocitos)  que durante muchos años  ha sido un lugar de encuentro y servicio para las mujeres de la Estación, principalmente…

Antes
El trabajo
El disfrute

4) la construcción de una banquita comunitaria.

Información
Disfrute

La trama tiene su base en las culturas populares que permiten acciones de autogestión, de hacer por nosotrxs mismxs…

Más sobre las historias orales de los Patios de la Estación:

Repensando las historias orales
Y las historias se escaparon de las manos y siguieron…..


Comenzando las historias orales

Dos vídeos en ese comienzo

https://drive.google.com/open?id=1mjSwxmpDn7s7Qc3ic-6AHs8Zl4DDJaB_

https://drive.google.com/open?id=1VulC0FSMcwTTH5pGboyE8seEwiTNi_RN

Este proyecto no tiene objetivos a priori, la idea es ir construyéndolo con las personas y colectivos con los que nos vayamos encontrando en el barrio, y con otras personas que, aunque no pertenecen al barrio, pueden aportar su bagaje vivencial y profesional.

Se trata de que la propia vida de la gente sea no solo memoria sino dinamizadora de los espacios y tiempos cotidianos del barrio. No solamente hablamos de presente o futuro, sino también buscar en el pasado formas que nos ayuden a ir construyendo colectivamente el presente y la vida que queremos, un barrio convivencial en el que la gente no sea ajena a la vida de las demás personas y por tanto se reconozca como miembro activo de esta comunidad.

En estos momentos hemos empezado a contactar con personas y colectivos del barrio, hemos iniciado las primeras entrevistas, hemos paseado por los diferentes espacios en diferentes tiempos para comprender algunas formas de relación cotidianas.

Pensamos trabajar las entrevistas tanto de forma individual como colectiva en un proceso de redacción en el que incorporaremos a todas las personas del barrio que voluntariamente así lo deseen, mediante talleres en los que podamos debatir diferentes aspectos de la historia del barrio, o pequeños encuentros donde incorporemos fotos y otros materiales que creamos representativos…

O sea, construir unos materiales fruto de la construcción colectiva de nuestra propia historia pero también construidos colectivamente, y al mismo tiempo, que estos materiales sirvan para generar un debate tanto en el tejido asociativo y educativo, como en los espacios y tiempos cotidianos, sobre el pasado, el presente y el futuro del barrio, la convivencialidad de las diferentes etnias, edades, géneros, clases sociales y culturas del trabajo…

Todo está pensado para que los materiales que se vayan creando sean apropiados y apropiables por cualquier persona del barrio y por lo tanto, tendrán formas de expresión diversa, y estarán bajo licencia Creative Commons (o sea, que todo el mundo pueda usarlos gratuita y libremente).

Protesta contra las zonas «infectadas» por el amianto

¿QUIERES PARTICIPAR? AQUÍ TE EXPLICAMOS CÓMO

Puedes participar de diferentes maneras, según tu propio criterio, los tiempos de los que dispones… No hace falta que seas una persona «experta» sobre el barrio, ni que toda tu familia haya vivido en el barrio «desde siempre», ni que seas de una edad determinada. Toda la gente del barrio tiene qué aportar sobre el barrio porque lo está construyendo y viviéndolo diariamente.

Estas son algunas formas (seguramente se irán abriendo nuevas formas cuando vaya participando más gente y en cuanto que la creatividad sea más colectiva):

  • Participar en una entrevista individual, que sería contar a tu manera, como quieras, tu vida en el barrio y/o cosas que conoces sobre la vida en el barrio o lo que consideres.
  • Participar en una entrevistas grupales de un colectivo en el que participas.
  • Compartir fotos, dibujos, artesanías, canciones, historias que se cuentan sobre el barrio.
  • Participar en los talleres de redacción, debate, creación de materiales de las historias orales del barrio
  • Debatir las historias en los espacios en los que tú convives
  • Puedes también realizar entrevistas a otras personas
  • Aportar lugares donde reunirse, facilitar encuentros, organizarlos
  • Dar difusión (ya sea boca a boca o con tecnologías que tengas a tu alcance)
  • Subir información a espacios digitales
  • Construir programas de radio, TV, murales en la calle y otras formas de construcción de comunicación de las historias.

Para contactar, puedes escribirnos a ilusionismosocial@gmail.com

RECURSOS DEL PROYECTO

Para poner en marcha este proyecto no hemos solicitado ninguna subvención ni ningún patrocinio, no queremos depender de instituciones para trabajar en el barrio, para poder hacerlo como vayamos construyendo el proyecto junt@s, con la gente del barrio.

Los recursos de los que disponemos son:

  • Las horas que por contrato debemos las personas docentes-investigadoras de la universidad pública dedicar a la investigación (pagadas ya en el propio sueldo público de profesora de universidad).
  • Las horas de dedicación al trabajo de investigación por dos estudiantes de grado y doctorado.
  • Las horas voluntarias de una persona investigadora de UNILCO-espacio nómada que no recibe remuneración alguna.
  • Espacios y direcciones web, aportados por el Colectivo de Ilusionistas Sociales y la Universidad del País Vasco (UPV/EHU).
  • Materiales para realizar grabaciones (grabadoras, vídeo) y escanes portatil del Seminario de Ilusionistas Sociales (ISM-UPV/EHU).
  • Espacios de reunión y encuentro en la UPV/EHU

Contexto experiencia de Pedrera

Empezamos a visitar el pueblo en 1995, de forma voluntaria, y trabajando aspectos relacionados con las formas de vivir en el mundo rural, el movimiento jornalero, la ocupación de tierras, las formas de comunicación, la desesperanza de los jóvenes, el consumismo… Fruto de ello fue este trabajo: La lucha del movimiento jornalero por el uso de la tierra como proyecto de transformación socioambiental en Andalucía occidental (se concretó con una ocupación de tierras), y la creación de un grupo de trabajo, constituido por jóvenes, para crear medios de comunicación en el pueblo (se concretó en una televisión). En 1997 el Ayuntamiento nos encarga un libro sobre la Historia de Pedrera, nos promete un pequeño pago para los gastos (que nunca se produjo) y la publicación del libro (que nunca hicieron, a los años hicimos una publicación electrónica; para que al menos la gente del pueblo pudiera acceder a su propia historia).

La experiencia de Pedrera. Javier Encina (audio) https://ilusionismosocial.org/pluginfile.php/624/mod_resource/content/7/Pedrera.mp3

Un poco más sobre la experiencia en este artículo

Contexto experiencia de Olivares

El diagnóstico de las administraciones públicas es este: son barrios que concentran población con dificultades de incorporación al mercado
laboral, incluyendo parados de larga duración, problemáticas específicas relacionadas con drogodependencias, exreclusos, etc. Además desde Diputación se considera que estas zonas son barrios sobre los que pesa una estigmatización por parte del resto del municipio
y de los medios de comunicación. Asimismo, el absentismo escolar en los menores y el abandono de la formación reglada en secundaria, la falta de cohesión social (poco tejido asociativo y baja participación vecinal) o identificación con el barrio, son otros de los factores que dificultan la incorporación a recursos normalizados para la formación, o la búsqueda de empleo.

Por tanto, criterios como el empleo, la educación, el urbanismo, la cohesión social o la problemática de las propias familias, sirven para establecer una tipología de zonas dentro de un municipio donde se establecen comparaciones entre unas zonas y el resto del municipio. En función de los datos obtenidos, se incluye a esas áreas en la catalogación
de zonas vulnerables a partir de lo cual se inicia un proceso de fomento y promoción en la región. “El objetivo es evitar que caigan en la exclusión social”

Por ello nos llaman del Ayuntamiento de Olivares (Sevilla), para trabajar en los barrios de Casablanca, Las Colonias y la Avd. Conde Duque… Tal vez su intención era dar continuidad a sus políticas de crear dependencia y legitimidades hacia la administración, dando un lavado de cara a los barrios y crear interlocutores válidos para hacer más penetrables las estrategias del Estado y el Mercado. Nuestro trabajo fue en sentido contrario; por un lado, potenciar las identificaciones barriales, las afectividades vecinales, el intercambio de saberes, la construcción colectiva, la autoestima comunitaria y la autogestión de la vida cotidiana, para ello nos sirvió la herramienta historias orales; por otro lado, en la administración trabajar la flexibilización de estructuras que dificulte la intervención y creen oquedades y democratizaciones que faciliten la apropiación vecinal de los recursos públicos (si así lo requieren en algún momento).

Un artículo de alguien ajeno al proceso (complementado por unos anexos sobre los debates del vídeo de las historias orales) para conocer la experiencia: El poder de la gente. Alejandro Balbuena

La experiencia de Olivares (Sevilla, 2009-2010). Javier Encina (audio) https://ilusionismosocial.org/pluginfile.php/626/mod_resource/content/4/0livares.mp3

¡Quién la vive la cuenta! Taller de Historia Oral y Memoria Común Devolución: Relatoría y Reflexiones. Fely Ovalle y Emiliano Urteaga

Desde mayo de 2016 comenzamos a trabajar con los habitantes del Barrio Lomas de Zaragoza la construcción de la Historia Oral del lugar a partir de sus propias voces. El taller de historia oral ha sido la provocación para que la Universidad y el Barrio Lomas de Zaragoza se entrelacen, se acerquen, se entiendan y se recupere un poco de la memoria que existe, pero está un poco dormida, un poco aislada.

¿Cómo la despertamos?, ¿cómo la vinculamos?, ¿con un recuerdo?, ¿con las voces del Barrio?, ¿con una historia?.

La memoria común es una herramienta para el trabajo comunitario, nos ayuda a remirar el pasado ¿qué queremos saber y conservar del pasado?, ¿cómo era aquí?, ¿quiénes fueron los primeros pobladores del alrededor?, ¿cómo se formó la colonia?. El recuerdo tiene vida, emoción, está coludida, como la mano tiene temperatura el recuerdo de la memoria es algo que nadie más puede compartir y tiene una función colectiva. Escribir la historia del Barrio de Lomas de Zaragoza es una historia social que nos involucra. La memoria es compartida por el hecho de que en ella se tejen los sucesos o hechos relevantes de las personas que viven en un mismo lugar.

En las sesiones vimos que la historia oral nos ofrece una riqueza en los saberes, los cuales, no se encuentran en los grandes almacenes de archivos; esos saberes sólos los descubrimos en las voces de l@s que nos comparten la historia, en las emociones se que exaltan al narrar un hecho relevante en su pasado. Las fuentes orales no se limitan únicamente a las entrevistas; por el contrario, anécdotas, canciones, folklore, poemas y sin fin de formas de transmisión oral son recursos para hacer historia oral (Pozzi, 2012). Nosotros hemos recurrido a las fotos, hemos invitado a los entrevistados a que nos compartan una foto de cómo era el lugar donde llegaron a vivir o de algún momento significativo en su vida.

El trabajo con la comunidad incita a la participación en colectivo, ya que, las personas se ven seducidas por las colaboraciones de otros; en este caso por las historias que han contado otros y que en algún momento se entrelazan como por ejemplo el trazo de las calles, su primer casa, el primer días en que llegaron a vivir al Barrio. Ellas se ven provocadas con el deseo de formar parte de la construcción de la historia del lugar. Tan es así que ellos mismo nos han sugerido a otros vecinos para entrevistar y nos ha llevado a los domicilios de sus amigos o compadres. 

Las historias orales despiertan las voces, reaniman el recuerdo, aquí yace el camino para construir formas de hacer que liberan al pensar/sentir/hacer de los sujetos individuales y/o colectivos. En nuestro caso, ello ayuda a conocer a la gente de alrededor y a la vez que ellos nos conozcan, la Universidad está rodeada de muros que no permiten que los de ahí salgan ní que los de afuera entren.

Para la materialidad de la memoria se consideró el intercambio entre compañeros y la comunidad aledaña mediante una exposición fotográfica y un Encuentro de memoria común en el Comedor comunitario Ixcalli, ya que ahí está un punto de confluencia cotidiana de los pobladores.

Con el fin de poder ahondar en el ¿que se quiere recordar? y ¿para qué quiero recordar? hicimos uso del material Faces of memories donde se abordó cómo hacer público alguna la situación de algún lugar. Algunas formas pueden ser: exposición, plantón, marcha, audiovisual, galería, revista o libro. Comentarios del vídeo: “no dejar que la historia se muera”, “¿cómo nos contamos desde la cotidianidad?”.

Con el objetivo de familiarizarnos con el taller y la comunidad  decidimos compartir un par de temas que han surgido de las voces de Lomas de Zaragoza el reclusorio y el nombre de las calles. Después, dimos paso al ejercicio de las entrevistas entre el y en otra sesión se compartieron las historias que surgieron y se armaron temas para profundizar en este caso la experiencia en la Universidad.

Para seguir leyendo el proceso